Superación Personal

RESILIENCIA

Sabías que la resiliencia es parte de tu vida? Estamos orgánica y espiritualmente preparados para superar situaciones dolorosas, incomodas, y resurgir de las cenizas que, en ocasiones, la vida hace de nosotros.

Hace unos años esta palabra era desconocida para la mayoría, sin embargo, con el tiempo, se fue haciendo parte del vocabulario y hoy en día es muy común oír hablar de personas resilientes.

¿Qué es la resiliencia?

El término proviene de la física, y básicamente, se refiere a la capacidad que posee un cuerpo para modificarlo y volver a su forma inicial.  Pensalo como un resorte, que, si se lo aprieta, se encoje, pero si se lo suelta, vuelve a tener la estructura previa a cuando se ejerció presión sobre él.

Resiliencia en las personas

¿Pero cómo este término acabó aplicándose a los humanos?  Personalmente lo conocí en mis prácticas cuando estudiaba Trabajo Social; durante ellas estuve en contacto con grupos de mujeres víctimas de violencia de genero (en ese momento no era una temática que se hablara como hoy).

Escuchar sus terribles historias, observar lo traumatizante de su situación y, sin embargo, ver como luchaban por sus hijos, por cambiar sus circunstancias, por vencer sus miedos y por conseguir un poco de libertad, me hizo reconocer e incorporar automáticamente lo que significa ser resiliente.

Su tenacidad por seguir peleando por ellas y recuperar el poder y control de su destino, fue, para mí, la prueba fehaciente de que uno puede reconstruirse durante toda la vida.

Si estás buscando:

Cómo modificar tu vida

Crearte bajo tus propios términos

Ser la impulsadora de tus cambios

Salir de la zona de estancamiento y confort

Aumentar tu autoconfianza y autoestima

Este curso es para vos

Todo cambio comienza con un cambio de mentalidad

La resiliencia y vos

Con el tiempo, y gracias a mi historia, tome consciencia que yo también soy una resiliente; no por haber atravesado las mismas situaciones que aquellas mujeres, sino por haber superado mis propios “infiernos”, transformándome en el proceso y habiendo salido fortalecida de ellos.

Todos atravesamos circunstancias dolorosas en la vida y cada uno lo siente de forma diferente. Lo que para mí fue difícil de afrontar, a otra persona le parecería fácil y viceversa. Ésto está vinculado con las experiencias y características individuales de cada uno.

El poder interior que tenemos para transformar un escenario adverso en una posibilidad de superación personal habita en en nosotros.  La diferencia consiste en la propia confianza, en el uso decidido y firme de nuestra capacidad y en la mentalidad para poder hallar las herramientas y/o recursos correctos para hacerlo.

Quizás ante una ruptura amorosa, la desaparición física de un ser querido, la falta de dinero o cualquier otra situación estresante y dolorosa, no encontrás salida a los sentimientos que te invaden. Pero puedo asegurarte de que la fortaleza está ahí, dentro tuyo. Las respuestas están en vos, el poder de cambiar las circunstancias de tu vida está en tus manos.

¡Definitivamente sos un resiliente! Recordá todos los duelos y pérdidas que afrontaste y observá cómo hoy estás en pie, consolidado y con un aprendizaje para seguir creciendo, para mejorar la aceptación y no permanecer desmotivado o impotente ante los cambios.

Resiliencia en tu vida
Eres un resiliente

8 pasos para adquirir resiliencia

1. Tomar responsabilidad por tus acciones

No culpes a otros ni les atribuyas tus problemas o fatalidades. Toma responsabilidad por tus acciones, incluso cuando se trata de graves equivocaciones.

2. No te quejes constantemente

Cuánto más tiempo perdés quejándote, más tiempo tardarás en hallar soluciones a los problemas que se presenten en el camino. Mantener una mente positiva colabora a atravesar los cambios que se presentan.

3. Conocete

Para enfrentar y superar cualquier situación difícil es fundamental que te conozcas en confíes en vos mismo. Cultivar la paz interior y una buena autoestima resulta esencial.

4. Acepta tus limitaciones

Así como tenés increíbles virtudes, probablemente tengas marcados defectos. Todos los tenemos y no significa para nada una debilidad. Lo importante es saber reconocerlos y aceptarlos.

5. Pedí ayuda

Es importante dejar el orgullo de lado y aprender a reconocer cuando es necesario pedir ayuda, puede ser en tu círculo de confianza, o bien, en grupos de ayuda fuera de tu entorno.

6. No te compares con los demás

Todos libramos nuestras batallas personales y tenemos nuestras propias definiciones de éxito. Compararse constantemente con los demás es una receta al fracaso.

7. Promové tu sentido del humor

Procura tener sentido del humor, incluso en las situaciones que pueden parecer bastante trágicas. Mantené la motivación y no olvides que la risa es la mejor medicina.

8. Saber que no todo puede planearse

Los imprevistos son una parte integral en nuestras vidas. Tenés que aprender a planificar, pero también estar preparado a que esos planes vuelen por los aires, las circunstancias cambien radicalmente y debas ajustarte.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.