Poder interior

MOTIVACIÓN

La motivación es algo con lo que todos lidiamos casi a diario. Hay días en los que no logramos sentir esas ganas por cumplir una tarea asignada en el trabajo, continuar con la dieta o el gimnasio, o bien, mantenernos en la senda del cambio personal que estamos haciendo.

Es así de simple, las ganas no aparecen: no encontramos la razón para continuar haciendo esa actividad (que posiblemente ya venimos postergando) y las excusas comienzan a rondar en la mente.  Pero para la mayoría de nosotros, es inevitable tener que cumplir con determinadas obligaciones, ¿entonces… como nos motivamos?

¿Qué es la motivación?

Se define a la motivación como la energía psíquica que nos impulsa a emprender o sostener una acción o una conducta. Esta fuerza es la que nos permite crear hábitos, intentar realizar nuevas actividades o sostener el esfuerzo en alguna tarea que consideremos gratificante o productiva.

Se puede describir como el momento en el que decidís anotarte en la clase de gimnasia o en el que reemplazas las harinas, por frutas y vegetales cuando realizas la lista del supermercado; tu motivación fue determinada porque te cansaste de postergar y querés tomar acción para sentirte mejor físicamente y más saludable.

También puede surgir cuando te cansas de tu trabajo y empezas a buscar otro, que te deje más tiempo para disfrutar con tu familia, o bien, para iniciar un negocio propio.

Todo estado de incomodidad te lleva a motivarte para realizar un cambio en tu vida.

Por supuesto, si desaparece la motivación, nos lleva al abandono de la tarea o actividad que se hace y de esta forma, es mucho más difícil alcanzar los objetivos que nos propusimos en un comienzo.

Factores que influyen en la motivación

Existen dos grupos de factores que estimulan el motor a mantenernos motivados. Ambos pueden pertenecer al ámbito interno y/o externo:

Motivación positiva: Invita a la acción para obtener un beneficio o recompensa. Un ejemplo son los empleos por comisión, donde el incentivo es económico.

Motivación negativa: Se realizan acciones para evitar una posible consecuencia negativa. Un ejemplo de este factor, es una persona que quiere dejar de fumar, ya que es consciente de los problemas de salud que puede tener en el futuro.

Motivación
Motivación

Enemigos de la motivación

A la hora de tomar acción pueden aparecer diferentes factores que colaboran en la disminución de la motivación. Estos son algunos de ellos:

POSTERGACIÓN O PROCRASTINACIÓN

La falta de motivación muchas veces nos lleva a desviar la atención para otro lugar, que nada tiene que ver con la actividad que íbamos a hacer. De allí surge el clásico pensamiento “lo hago mañana”.

Postergar el inicio de un proyecto pude llevar, luego, a un sentimiento abrumador por falta de tiempo, generar sentimientos de culpa o inclusive, bajar la autoestima.

EXCUSAS

Son argumentos “racionales” que justifican la postergación o no realización de determinada actividad. Nuestro cerebro es una máquina de creatividad cuando se trata de inventar excusas, y lo peor es que creemos que son ciertas.

Las excusas generan una explicación relativamente lógica y provisional del porqué actuas de una u otra forma, generando un alivio temporal.

RUTINA

Realizar las mismas tareas, de la misma forma, en los mismos horarios es desgastante y agotador. Es conocido por todos como la rutina influye en las relaciones de pareja y por supuesto, la motivación personal no escapa de ella.

DISTRACCIONES

Es muy fácil distraerse cuando no estamos motivados o cuando hacemos algo que no nos gusta.  Hoy en día el teléfono, (y sus notificaciones), el televisor o pc (y sus series) y las redes sociales en general, son los ganadores absolutos en tener toda nuestra atención.

MIEDO

Puede surgir por diferentes razones: miedo a no hacerlo correctamente, miedo a fracasar, a lo desconocido y el más importante: miedo a no lograr terminar con éxito. Eso nos hace querer posponer la tarea, y en su lugar hacer algo sencillo y seguro.

Cómo alcanzar la motivación

Tengamos en cuenta que la motivación está íntimamente ligada a los sentimientos. A veces nos sentimos llenos de energía y podemos hacer un montón de tareas en un solo día. En otras ocasiones, por diferentes factores (externos o internos), nos sentimos sin ganas de hacer nada y decidimos postergar o hacer cualquier otra cosa. Cuando se presentan estas situaciones, ¿qué podemos hacer al respecto?

MANTENÉ UNA ACTITUD POSITIVA

Los pensamientos influyen en cada paso que das. Si afrontas el día a día con una visión positiva de las cosas, serás capaz de avanzar hacia tus metas. Si, por el contrario, estás de mal humor, resultará casi imposible que logres hacer cualquier cosa.

Tu discurso interno es uno de los factores clave a la hora de motivarte. Todos tenemos una voz interna que puede ayudarnos o boicotearnos, por lo tanto, es fundamental aprender a gestionar su influencia.

Una actitud positiva promueve el trabajo y la productividad y esto nos conduce hacia el progreso y el logro de nuestros objetivos.

UTILIZÁ FRASES DE MOTIVACIÓN

Muchas veces no encontramos las palabras justas para incentivarnos a nosotros mismos, por lo cual las frases de motivación, son de gran ayuda para poner en sintonía nuestra mente, focalizarnos y entrar en un modo activo.

Está demostrado que la palabras positivas influyen a favor en nuestra vida, en las relaciones que creamos y en la forma de percibir el mundo. ¿Por qué desaprovecharlas cuando es una técnica que tenemos al alcance de las manos para lograr el éxito en lo que nos propongamos?

COMENZÁ EL PROCESO

¿Quién dijo que para iniciar una actividad tiene que estar todo preparado? Seguramente muchas veces te ha pasado que, esperando a que llegue la inspiración, has terminado procrastinando y luego sintiéndote frustrada porque no hiciste el trabajo. ¡Entonces, inicia sin estar preparado!

Arranca el proyecto aun sin estar motivado. Lo más difícil es comenzar, ya que una vez que lo hacemos, empezamos a generar impulso para continuar y, de esta forma, probablemente, la motivación llegará.

SELECCIONÁ EL ENTORNO CORRECTO

Intenta rodearte de personas proactivas, que te apoyen y con quien te sientas inspirado. Trabajar con un entorno con el cual te sientas a gusto aumentará tu motivación y, en consecuencia, se incrementará tu productividad.

Motivación
Cómo encontrar motivación

¿Cómo mantenerse motivado?

ELABORA UN DIARIO PERSONAL DE PROGRESOS

Una de las claves para motivarnos a lograr un objetivo, es tomar conciencia de los progresos que vamos dando en el corto plazo. Así, percibimos que nuestros esfuerzos están dando sus frutos y por tanto es más probable que sigamos adelante.

Podés tener un pequeño diario en que expliques qué has hecho durante el día y cuáles han sido tus progresos. De este modo lograrás ver cuánto te falta para alcanzar tu objetivo. También es interesante que anotes tanto lo positivo (avances, buenas sensaciones, etc) como lo negativo (errores que has cometido, ideas para mejorar).

IMAGINATE LOGRANDO TUS PROPÓSITOS

La visualización es un método muy efectivo para concentrarse mentalmente en el resultado que deseas alcanzar. Practicalo durante varios minutos cada día y con muchos detalles.

Simplemente cerra los ojos y disfruta imaginando cómo percibes el momento de éxito y satisfacción en aquello que te has propuesto. ¿Cómo te sentirías, con quién lo compartirías? Cuanto más detallado puedas imaginar ese momento, más motivado te mantendrás y durante más tiempo.

LISTA TUS RAZONES PARA SEGUIR MOTIVADO

Si conoces tus motivos que te empujan a seguir esforzándote cada día, tenes mucho ganado. Realizar una lista con las razones (sean positivas o negativas) que te impulsan a mantenerte motivado, te puede ayudar en los días que te sientas más desanimado.

INSPIRATE CON LAS PEQUEÑAS COSAS DEL DÍA A DÍA

La clave para motivarse es ser una persona abierta al mundo y lograr encontrar inspiración en los pequeños detalles cotidianos. Podes hallar diferentes estímulos en tu día a día que te sirvan como motor de ideas y te impulsen a motivarte en un momento dado, o bien que el efecto perdure en un lapso de tiempo.

Lo bueno y simple de ésto, es que cada día podés encontrar una nueva inspiración diferente.

TOMA DESCANSOS

Tomar un descanso de al menos 15 minutos es refrescante y motivador para tu mente. Concentrarse mucho tiempo en una tarea puede llegar a ser agotador y por lo tanto te cansaras rápidamente y tu motivación disminuirá.

Levantarte de la silla y caminar un poco, beber agua y comer algo, no solo despejará tu mente, sino que tu cuerpo también te lo agradecerá.

ORGANIZA TU ESPACIO DE TRABAJO

Mantene tu área de trabajo limpia y organizada. El orden ayuda a mejorar la concentración y, el tener todo lo que necesitas a la mano, seguramente te facilitará el trabajo.

Además, poseer un campo visual acomodado, aseado y libre de desorden, te facilitará el mantener una mente mas despejada.

ESCUCHA MÚSICA

Impulsa tu energía con canciones que te motiven a mantenerte en tu tarea y a la vez que promuevan la proactividad.  Si sos de esas personas a quienes las palabras le hacen perder la concentración, podrías escuchar música instrumental del género que más te agrade.

ROMPE CON LA RUTINA

Como ya has leído, la rutina puede llegar a destruir tu motivación, así que debes evitarla a toda costa.  Intenta realizar trabajos distintos cada día, o implementa cambios, ya sea en los horarios, invirtiendo el orden de las tareas o en el lugar en el que trabajas (si es que podes).

Con el ebook conseguirás:

Crear un plan de acción basado en tus decisiones

Impulsar tu fortaleza y poder interno

Alinear tus pensamientos con tus acciones

Vincularte con tu propósito

Aumentar la confianza y seguridad en vos misma

Animate a dar el salto y mejorar tu vida

Si te sirvió el contenido de la página, ayudame a que lo pueda seguir creando.
Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.