EJERCICIO PARA SUPERAR LOS MIEDOS

El siguiente ejercicio para superar los miedos, te ayudará a afrontarlos y vencerlos. Es importante partir de este punto:

La única solución para superarlos de una manera sana y eficaz, es aceptando lo que sentís. Sólo a partir de esa aceptación, podrás empezar a enfrentarlos y, finalmente, eliminarlos.

Como mencioné en el artículo de Cómo superar los miedos,  para empezar a aceptarlos, debes hacer una introspección y toma de consciencia, debes sentirlos, en lugar de escapar de ellos; para comenzar este camino, no se me ocurre nada mejor para lograrlo que el Mindfulness.

El Mindfulness te ayuda a darte cuenta de lo que pensas y sentís en cada momento, a conectar con tus emociones y, en un siguiente paso, a aceptarlas, es decir, a reconocer que están en vos y que son como son. Solo así, podrás después empezar a modificar lo que necesites cambiar.

Empezá  el ejercicio práctico para superar tu mayor miedo:

Parte 1: Conectate con tu Yo Interior

Busca un lugar tranquilo y tomate unos minutos en los que sepas que nadie vaya a interrumpirte.

Sentate en una postura cómoda y relajada: apoya los pies en el suelo, las manos en tu regazo y mantené la espalda derecha pero no tensionada.

Cerrá los ojos y realizá unas cuantas respiraciones profundas para centrarte en este momento. Toma unos pocos minutos simplemente para observar tu respiración y sentir cómo ingresa y cómo sale el aire de tu cuerpo.

Si aparecen pensamientos, no te enojes ni frustres, solo hacelos a un lado y volvé a centrarte en la respiración.

Observa qué experimentas en tu cuerpo y en tu mente al concentrarte solo en tu respiración, y quédate con ello durante unos minutos.

A continuación, trae a tu mente uno de tus miedos: el que más te paraliza y el que más te está haciendo sufrir en este momento de tu vida. Analiza:

  • Qué miedo es?
  • Qué lo desencadena?
  • Por qué te asusta tanto?
  • En qué situaciones lo has vivido en el pasado?
  • Qué consecuencias crees que te va a traer?

Intenta visualizar esa situación paralizante y revivirla ahora en tu mente lo más fielmente que puedas y con todo lujo de detalles, como si te estuviera sucediendo de verdad en este momento. No te preocupes, lo estás reviviendo solo en tu mente, estás enfrentándote a ello solo mentalmente, por lo que no corres ningún peligro.

Intenta sentir en estos momentos todos los detalles de tu miedo, todo lo que pensas y sentís, todo lo que te provoca. No huyas de eso y sentí tu miedo plenamente, sin ninguna restricción.

No intentes analizarlo, ni justificarlo, ni entenderlo. Simplemente, sentilo y obsérvalo, todo lo mas detalladamente que puedas.

Observa tu postura: ¿Cómo es? ¿Hay alguna tensión en alguna parte de tu cuerpo? ¿Dónde se ubica? ¿Qué tipo de tensión es? ¿Cómo se manifiesta?  ¿Es muy fuerte, o es débil? Intenta describirla lo más detalladamente que puedas.

Observa tu pensamiento: ¿Qué ideas te llegan? ¿Te vas al pasado, a recordar situaciones pasadas en las que viviste este miedo? ¿O te vas al futuro, a las consecuencias que sucederían? Obsérvalo, sin juzgarlo, ni intentar cambiarlo. Miralo, sin implicarte, como si vieras una película, y date cuenta de qué pensamientos vienen a tu mente, nota cómo son exactamente ellos.

Observa tus emociones: ¿Qué te hace sentir todo esto? ¿De qué forma te está afectando? Cuanto te altera este miedo? ¿En qué lugar de tu cuerpo se han instalado tus emociones? ¿Cómo son exactamente? No intentes evitarlas, ni las niegues y senti todo lo que tu miedo te está haciendo sentir en estos momentos.

Superar los miedos
SUPERAR LOS MIEDOS

Parte 2: Libera tus miedos

Volve a tu cuerpo, a las tensiones que estás sintiendo. Poné toda tu atención allí , mientras realizas varias respiraciones profundas.

Hace una inspiración, y, al espirar, junto con el aire que sale de tu cuerpo, libera tu tensión, soltala, aflójala, suavízala.

Repetilo varias veces, hasta que tu cuerpo quede totalmente libre de tensiones y deje de estar rígido y tenso. Relajalo con tu respiración.

Observa los cambios que hubo en tu cuerpo ¿Cómo te sentis ahora?

Realiza el mismo procedimiento con todas las sensaciones físicas que estés sintiendo: como rigidez muscular, taquicardia, sudoración, estómago encogido, nudo en la garganta, tensión en la espalda, en la mandíbula, en las manos, en el entrecejo… Soltalo y libéralo todo con tu respiración.

Ahora concentrate en tus emociones. Date cuenta de dónde las sentis más y hace lo mismo con todas ellas, una a una.

Por ejemplo, si estás nervioso y sentis que se instaló en tu estómago, respira profundamente y pone toda tu atención en tu estómago y en todo el nerviosismo que sentís. Hace varias respiraciones, y en cada espiración expulsas esa sensación, junto con el aire de tu cuerpo.

Hace lo mismo con tu ansiedad, con tu inseguridad, con tu desconfianza, tu tristeza, tu rabia, tu desasosiego, o con cualquier otra emoción que puedas estar sintiendo debido a tu miedo.

Cuando sientas que ya las has soltado todas y que ya no están más en vos, ni en tu cuerpo, continua respirando profundamente; concentra tu atención en esa sensación de paz y de calma.

Liberar y soltar el miedo y sus efectos de tu cuerpo de esta manera no es rechazarlo, ni luchar contra él, sino todo lo contrario. Es detectarlo, reconocerlo, darte cuenta de dónde está, permitirte sentirlo, integrarlo con tu respiración y, después, liberarlo y dejarlo ir.

Podes realizar este ejercicio cada vez que lo necesites y  se adapta para cualquier tipo de miedo. 

AYUDATE CON LAS VISUALIZACIONES

Las diferentes visualizaciones te pueden ayudar en el momento de dejar ir las tensiones del cuerpo y la mente y estabilizar el sentimiento de paz interior. A continuación te detallo diferentes ejemplos:

  • Imaginar que colocas tu miedo encima de una nube y lo dejas ir, mientras vos estás plácidamente recostado sobre la hierba. Lo ves alejarse posado en esa nube a través del cielo azul, empujado por una suave y cálida brisa de verano.
  • Imaginar que colocas tu miedo encima de una hoja de otoño que se desliza suavemente por un río el cual atraviesa un precioso y frondoso bosque. Observas, sentado tranquilamente en la orilla, como el agua lo arrastra río abajo y lo aleja de vos, hasta que desaparece de tu vista.
  • Imaginar que tu miedo se refleja en una pantalla de cine, como si fuera una película. Lo ves proyectarse ante tus ojos y vos sos solo un espectador que solo observa y no te alteran en absoluto.
  • Imaginar que algo o alguien te protege de tus miedos y te brinda seguridad .  Podría ser alguien conocido o familiar que te inspire seguridad, o bien un ser imaginario a quien le des caracteristicas protectoras. También podes visualizar algo como una burbuja contenedora o una barrera que no deja pasar ningún peligro.

Proba lo que te puede ayudar más a vos. Todos somos diferentes. Amolda la visualización a tus medidas y ponela en práctica cada vez que lo necesites.

Imaginate a vos mismo como una persona capaz, segura, valiente. Que actúa con confianza, de forma fluida y con una postura resolutiva frente a las circunstancias de la vida. Es posible que ahora no te sientas asi, pero lo bueno del Mindfulness es que podes visualizarlo y sentirlo en el cuerpo. Al final, los resultados llegarán y terminarás sintiéndote así de verdad, porque, aunque no lo creas aún, ¡vos ya sos así! 

También podes apoyarte en el listado de 50 frases para vencer los miedos y utilizarlas durante el día para reforzar tu ejercicio.

Aguardo tu comentario de como fue tu experiencia!

Si estás buscando:

Cómo modificar tu vida

Crearte bajo tus propios términos

Ser la impulsadora de tus cambios

Salir de la zona de estancamiento y confort

Aumentar tu autoconfianza y autoestima

Este curso es para vos

Todo cambio comienza con un cambio de mentalidad


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.